Garantiza tus objetivos con la ayuda de un mentor

Si quieres llegar lejos… mejor ve acompañada

En este último post del año quiero compartir contigo una reflexión que me ha ahorrado mucho tiempo y pérdidas en la vida. En los momentos de dificultad que yo he vivido, y que seguro tu también, cuando sientes que lo intentas de una y mil maneras y no encuentras la solución, lo mejor es acudir a otra persona que haya pasado por algo similar a lo que te sucede a ti y poder poner a tu servicio su experiencia para evitar la mayor cantidad de malos ratos posible.

Como mujer empresaria de segunda generación, hija mayor, madre de 3 hijos y un perro, metida en el mundo de los negocios desde los 19 años…,  he tenido que pasar por algunas situaciones por las que seguro tu también hayas o estés transitando, te las enumero a ver si te “suenan”:

1. La conciliación de la vida personal y laboral.

Cuando estas queriendo sacar adelante tu proyecto o empresa, te faltan horas en el día y a veces sacrificas lo que es más importante para ti, que son tus hijos a favor de las cosas urgentes que son las prioridades de otros.

Esta situación, a lo largo de los años, me había dejado una sensación de no haber ejercido de la mejor manera mi papel de madre (aunque mis hijos piensan lo contrario), que he venido corrigiendo durante los últimos años.

Esa idea de que tenemos que llegar a todo y que somos invencibles nos puede suponer un estrés añadido que nos causa múltiples enfermedades y problemas de relaciones con los demás.

2. La falta de redes de apoyo. 

Cuando compartimos nuestras experiencias, preocupaciones y anhelos con otras personas que están pasando por situaciones análogas, nos sentimos vinculadas por ese lazo de empatía que nos genera tranquilidad y confianza; ya que, por ser seres gregarios, nos ayuda mucho comprender que no estamos solas y que, ante cualquier dificultad, podemos contar con otras personas dispuestas a ayudarnos.

3. La dificultad de adaptarnos a los vertiginosos cambios que están ocurriendo todos los días a nuestro alrededor.

Para ello, contar con asesores de diferentes disciplinas y con una persona que nos acompañe en ese arduo camino es fundamental, nos solo para avanzar más rápido, sino también para hacerlo con apoyo y seguridad, que se transformara en una dosis extra de autoconfianza que impulsará nuestras empresas y familias.

No hay que olvidar que las mujeres somos las que tomamos el mayor número de decisiones al día (el 80% de las decisiones de compra del planeta), desde la gerencia de la familia hasta la de sus propias empresas o proyectos profesionales,  y decidir cansa y agota mentalmente… y lo digo por experiencia.

La importancia de una mentora para tu rentabilidad

Estas situaciones generalmente son difíciles de superar solas y es ahí donde es importante que tener una mentora puede resultar muy rentable, tanto económica como emocionalmente porque:

  • Contrasta tus creencias y te hace preguntas que te ponen a reflexionar sobre aspectos que nunca te has planteado…siguiendo el viejo dicho de “aquí siempre se ha hecho así”.
  • Te propone nuevas formas de interpretar las cosas que te pasan y cómo sacar el mayor provecho de ellas.
  • Te acompaña a identificar tus bloqueos y a desatascar tus pensamientos.
  • Te ahorra muchas horas de ensayo y error que se convierten en horas productivas para tu negocio.
  • Te aporta nuevas ideas sobre una misma situación apoyada en las experiencias de otras personas con las que trabaja y que tienen problemas similares (siempre respetando el código ético y la confidencialidad).
  • Te hace sentir apoyada y acompañada, no solo por ella, sino por una red de apoyo integral porque hace crecer tu círculo de contactos e influencia.
  • Aumentas la sensación de seguridad porque tienes un plan y un camino concreto que seguir.

Es importante tener en cuenta que la inversión en un programa de Mentoring o entrenamiento para la vida va a tener un retorno significativo muy importante en ahorro de tiempo, que es nuestro bien más preciado; ya que puede ayudarte a ser más eficiente, a priorizar tus tareas y a alcanzar tus objetivos profesionales. Esto conduce a un aumento de la productividad, un aumento de los ingresos y una reducción significativa del nivel de estrés.

Según un estudio de la Harvard Business Review, las personas que trabajan con sus mentoras tienen un 23 % más de probabilidades de hacer crecer sus negocios y un 12 % más de probabilidades de ganar más dinero.

Un programa de mentoría puede ser una experiencia invaluable para cualquier mujer empresaria. Con la ayuda de una mentora adecuada, puedes superar los desafíos y alcanzar el éxito en los negocios.

Así que…, si estás buscando una forma de mejorar tu rendimiento laboral y aumentar tus ingresos y disminuir tu nivel de estrés, habla conmigo que te explicare todo lo que podemos hacer juntas.

Solo hace falta tu compromiso y el Programa de entrenamiento FOCUS, con el que verás la diferencia en los primeros 3 meses del 2024.

¿Preparada?
Pincha aquí

 

 

Deja un comentario