Mejora tu Adaptabilidad

Adaptabilidad

Adaptarte al cambio te hará libre

“No vas a quedarte sin trabajo, vas a quedarte sin el trabajo que haces ahora”

Marc Vidal, economista

Y ya de regreso de vacaciones para la mayoría de los españoles, nos encontramos con la rutina y con el momento de hacer los cambios necesarios para acelerar y conseguir esos objetivos pendientes, con la sensación de que se nos va acabando el 2022.

Pero ¡ánimo!, aún tienes tiempo de avanzar y conseguir esas metas que te pusiste al empezar el año; a pesar de que quizás las cosas no han resultado como habías previsto. Hay factores internos, y también externos, que hacen que tengamos que desarrollar nuestra habilidad para adaptarnos a las circunstancias y no dejar que nos sobrepasen, sacando siempre lo mejor de cada situación.

¿Qué es la Adaptabilidad?

Se trata de la habilidad profesional para amoldarse de forma rápida y sencilla a una organización y/o puesto, interiorizar nuevos procedimientos sin agobiarnos y contar con un perfil transversal, capaz de realizar tareas diversas, según las necesidades empresariales.

También se conoce en inglés con el nombre de “liquidity”, por la propiedad que tiene el líquido de adoptar diferentes formas, así como por la fluidez que le caracteriza, permitiéndole atravesar cualquier recoveco, por pequeño que sea.

Los profesionales que se adaptan al cambio son capaces de desempeñar tareas que no coinciden al 100% con su perfil profesional, desenvolviéndose con soltura en situaciones inesperadas; lo cual en el caso de las empresas es fundamental debido a que, en ocasiones, como líderes, debemos hacer nuestro propio trabajo e involucrarnos en el trabajo de nuestro equipo para empatizar con él y comprenderlo mejor.

En este momento de alta incertidumbre, donde debemos adaptarnos a diario a la evolución de las tecnologías, las empresas atraviesan profundas transformaciones que afectan de lleno a sus procedimientos, estrategias y objetivos. Sin duda, ya no se pueden hacer las cosas “como toda la vida” o como la hacía el fundador o los hijos del fundador de la empresa.

Precisamente en este momento de la historia, estamos viviendo algo único que en ocasiones es difícil de comprender: en una empresa puede haber personas de 3 generaciones diferentes (abuelos, padres e hijos) que tengan que trabajar en equipo y, a diferencia del pasado, donde se suponía que el de más edad era más sabio porque tenía más años de  experiencia; en esta época, las personas mayores se ven obligadas a adaptarse a la nueva forma de hacer las cosas de jóvenes, aceptando su  ayuda y  conocimientos; por lo que todos son de vital importancia para el desarrollo de la empresa.

De hecho, en muchas organizaciones, los trabajadores más demandados son precisamente los que se mueven de forma alineada con la empresa, mostrándose dispuestos a salir de su zona de confort y a asumir nuevos riesgos y responsabilidades, porque son capaces de adaptarse sin miedos a un entorno que cambia continuamente.

Todos tenemos la capacidad para cambiar, pero no todos tenemos la misma apertura al cambio, que a veces nos despierta temor, incluso ansiedad. Sin embargo, la buena noticia es que puedes trabajar esta competencia y que hacerlo te ayudará, no solo en el entorno profesional, sino también en tu vida personal.

Para ello aquí te dejo los siguientes consejos:

  1. Lo primero que debes asimilar es que el cambio es la norma y no la excepción: si asumes esta realidad, bajaras tu nivel de resistencia y estarás atento a nuevas oportunidades.
  2. Cuando afrontes una situación nueva, tómala con perspectiva. Piensa que la vida es un proceso basado precisamente una sucesión de cambios, algunos agradables y otros menos apetecibles. Lo que está claro es que si los afrontas saldrás siempre reforzada/o.
  3. En nuestra mente hay una gran capacidad de adaptación que debemos entrenar, para ello puedes generar cambios pequeños que impliquen dicha adaptación, así cuando aparezcan grandes retos podrás superarlo sin sufrir.
    Por ejemplo: cambia de ruta al trabajo, cambia alguna rutina de horario, involúcrate con personas fuera de tu círculo habitual y desarrolla todas las habilidades blandas que hemos venido aprendiendo a lo largo de este año: la escucha activa, la empatía, la creatividad…; para comprobar que eres capaz de adaptarte a otros ambientes.
  4. Aprender es una forma de adaptarse. Al conocer cómo hacer las cosas de otras maneras, estamos evolucionando a un lugar en el que nunca hemos estado, por lo que realizar nuevos cursos y/o formaciones te permitan “estar a la última” en tu puesto o sector.
  5. Descubre nuevas aficiones y aventuras y convéncete a ti misma/o de que las podrás llevar a cabo. Cuando lo logres, celebra los triunfos (por pequeños que sean), y compártelos con los demás.

A partir de hoy, conviértete en una persona de mente abierta, sin aversión ni reticencias al cambio y te darás cuenta lo divertido que puede llegar a ser.

He aprendido que la vida está llena de experiencias que están ahí, esperándonos, solo que nuestros miedos e instinto de supervivencia hace que no nos atrevamos a vivirlas.

Me encantará saber cómo te adaptas a las situaciones de cambio, leyéndote en:

hola@diamantinacenteno.com

Si quieres que te acompañe a tomar decisiones acertadas y oportunas, ahora es el momento de adquirir el

Plan Toma de decisiones

con un descuento muy especial por tiempo limitado

Pincha aquí y te informaré de todo

 

Si quieres adaptarte mejor a cualquier situación en tu empresa, te recomiendo que eches un vistazo a mis

Cursos para el Liderazgo Empresarial.  

 

¡Gracias por estar!